“No es como dice Maduro, estamos mal”

2019-02-08T08:00:00.0000000Z

2019-02-08T08:00:00.0000000Z

El Nacional Venezuela

https://elnacional.pressreader.com/article/281715500867055

SOCIEDAD

Yajaira González llora con la esperanza de que su pedido se escuche en Caracas. Otrora chavista, esta emigrante suplica al régimen de Nicolás Maduro que deje entrar la ayuda humanitaria de Estados Unidos. Como esta sexagenaria, son cientos los venezolanos que desde la frontera con Colombia hacen la misma exhortación. “No es como usted dice que estamos bien. No estamos bien, presidente, estamos mal”, dice esta mujer a quien la profunda crisis económica de su país obligó a huir desde el estado Anzoátegui al municipio colombiano de Villa del Rosario. A metros de ella están las bodegas dispuestas por Bogotá para recibir los medicamentos, los kits de aseo y la comida no perecedera. Dos contenedores azul rey y una cisterna de una camión de transporte de combustible roja fueron atravesados en los carriles del puente Las Tienditas, que comunica las localidades de Cúcuta, Colombia, y Ureña, Venezuela. La moderna estructura, terminada hace tres años y construida por ambas naciones, no ha sido inaugurada. Alrededor de 35.000 personas siguen usando a diario el viejo puente Simón Bolívar. Por allí la ingeniera Dajelys López empuja el coche que transporta a su bebé recién nacido, con la esperanza de encontrar en Cúcuta lo que escasea en su patria. Arrastra el dolor de ver a sus seres cercanos sufrir por un severo desabastecimiento que disparó la migración, calculada en más de 3 millones de personas desde 2015, según la ONU. “Ayer se murió un amigo porque le dio una parálisis y no tenía medicamentos para afrontarla”, dice. La frontera mantenía este miércoles su rutina. Policías de ambos lados realizaban su patrullaje habitual. Con el anuncio de que las donaciones serán solo para los residentes en Venezuela, los migrantes acuden a los refugios dispuestos por Colombia. “Yo fui chavista, pero quiero que Maduro entregue la presidencia para que los venezolanos vivamos tranquilos”, afirma González, de 64 años, a punto de estallar en llanto.

es-ve